La Importancia del Sentido del Olfato

La Importancia del Sentido del Olfato

El olfato es el sentido que más gente da por sentado, pero es más importante de lo que la mayoría de los padres piensan.
Cuando nuestras pruebas confirman que un niño tiene un sentido del olfato problemático, a menudo sorprende a los padres. Pero la verdad es que si su hijo no puede oler, casi nunca se darán cuenta por ustedes mismos. Es difícil determinar si el sentido del olfato de un niño está disminuido o ausente, especialmente si el niño no tiene un buen sentido del olfato. Es más fácil saber si su niño es hipersensible con el olfato, ya que su hijo va a oler y comentar sobre todo.
La mayoría de los niños con SDF tienen algo anormal con su sentido del olfato. Hazte algunas preguntas. ¿Suele hacer tu hijo comentarios sobre los olores de la cocina? ¿Reacciona a olores fuertes como algo quemando? ¿Reacciona de forma exagerada a los olores y se queja de ellos todo el tiempo?
El olfato y el sabor son prácticamente inseparables. De los dos, sin embargo, el olor es el más importante. Todos hemos experimentado la falta de gusto que viene con un resfriado. Sin olor, no hay mucho interés en el sabor. Además, sin el sentido del olfato, un niño no es capaz de reconocer un olor como señal de peligro, como el gas.
No obstante, cuando se trata del cerebro en desarrollo, un problema con el olor es más importante que dejar de lado el placer de la comida. El sentido del olfato activa los centros de procesamiento superiores del cerebro. Si esta área del cerebro no se desarrolla correctamente, es más probable que el niño tenga también problemas con otras facetas importantes de su vida que controla esta parte del cerebro, como mala conciencia emocional, pobre socialización, problemas inmunológicos y digestivos, incapacidad para prestar atención, comportamientos obsesivos e impulsivos. Sin embargo, cuando corregimos el sentido del olfato de un niño, vemos también una corrección de estos problemas.
Los niños con un pobre sentido de olfato son, y no es de extrañar, los más caprichosos. Y en la mayoría de los casos, es porque tienen un sentido muy pobre de olfato y sabor. Se basan más en cómo se ve la comida y como se siente en la boca.
Al igual que con los otros sentidos, existe una relación hemisférica para oler. El lado derecho es más sensible a los malos olores y el izquierdo es más sensible a los olores agradables. Trabajando con un niño con Asperger, que me dijo que podía detectar olores buenos pero no podría reconocer los malos olores que otros miembros de su familia podían detectar.

En Remind Zaragoza, podemos ayudar al niño a corregir sus deficiencias en el sentido del olfato realizando una evaluación hemisférica olfativa. Puedes ponerte en contacto con nosotros para gestionar una cita.

Si te ha parecido interesante este post, comparte para que más familias puedan beneficiarse de estas herramientas. 🤗

El equipo de Remind Zaragoza

Deja un comentario