TDA/H

TDA/H

TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad) es una condición caracterizada por niveles de desarrollo inadecuado de falta de atención, hiperactividad y comportamiento impulsivo. Para hacer el diagnóstico, la condición debe provocar un deterioro significativo de la actividad diaria en al menos dos configuraciones, esto significa que los síntomas están presentes tanto en casa como en la escuela durante al menos seis meses. El TDAH afecta entre un 5 y un 10% de la población infantil, llegando incluso a la edad adulta en el 60% de los casos. Sus causas u origen no están claras.  Se habla de una probable transmisión genética mientras otros apuntan a factores de epigenética (la influencia del medio ambiente y condiciones exteriores en los genes) como parte de esta problemática. Los recientes estudios epigenéticos están revolucionado la manera en que los científicos piensan que está controlada la vida. ¡Los genes NO son nuestro destino!, no son algo inamovible y determinante como se creía hasta ahora. Las influencias del medio ambiente, incluyendo la nutrición, el estrés y las emociones, pueden modificar los genes sin cambiar la secuencia básica del ADN. Lo cierto es que ya se sabe que el funcionamiento del sistema familiar ejerce una influencia directa en la mejora del TDAH, su evolución y resultados. Los niños con trastornos de atención pueden demostrar los siguientes síntomas:

  • Se les hace difícil prestar atención.
  • A menudo sueñan despiertos
  • No parecen escuchar
  • Se distraen con facilidad con el trabajo escolar o el juego.
  • Olvidan las cosas
  • Están en constante movimiento o son incapaces de permanecer sentados.

  El TDA/H se puede clasificar como uno de los tres subtipos:

  • Del tipo predominantemente inatento: Le cuesta organizar o terminar una tarea, prestar atención a los detalles, o seguir las instrucciones y/o conversaciones. La persona se distrae fácilmente u olvida los detalles de las rutinas diarias.
  • Tipo predominantemente hiperactivo-impulsivo: Son nerviosos y hablan mucho. Les cuesta quedarse quietos por mucho tiempo. Los niños más pequeños pueden correr, saltar, o trepar constantemente. Se sienten inquietos y tiene problemas con la impulsividad. Alguien que es impulsivo puede interrumpir a los demás a menudo, agarrar cosas de la gente, o hablar en momentos inadecuados. Les resulta difícil esperar su turno o escuchar las instrucciones. Una persona con impulsividad puede tener más accidentes y lesiones que otras.
  • Tipo combinado: Los síntomas de los dos tipos anteriores están igualmente presentes en la persona.

TDA/H y el Programa REMIND

En un estudio publicado en Diciembre de 2015 por la Facultad de Medicina de Stanford utilizando imágenes de resonancia magnética en 180 niños con y sin TDAH, los investigadores encontraron que los niños con este trastorno mostraron interacciones débiles entre las tres redes del cerebro implicadas en la atención. Este problema se llama síndrome de desconexión funcional, un desequilibrio en la comunicación hemisférica del cerebro que provoca conductas inapropiadas en el desarrollo. Dado que el hemisferio derecho del cerebro regula la impulsividad, la atención y el comportamiento socialmente apropiado, un niño con una disminución de la actividad del cerebro derecho puede ser hiperactivo, oposicional, disruptivo, e incluso agresivo. El Programa de Remind combina ajustes quiroprácticos específicos con ejercicios sensorio-motores y actividades cognitivas que estimulan y mejoran la conexión cerebral consiguiendo una reducción o eliminación de los síntomas de la conducta.




*Exención de responsabilidad: La información proporcionada en este sitio web no está destinada a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad. Toda la información está destinada únicamente para su conocimiento general y no es un sustituto de consejo médico o tratamiento de condiciones médicas específicas. Puede discutir esta información con su médico para determinar lo que es correcto para usted y su familia.