Síndrome de Asperger

SINDROME DE ASPERGER

El síndrome de Asperger (SA) es un trastorno generalizado del desarrollo en el espectro del autismo que a menudo se describe como la forma más leve de autismo. SA se caracteriza por impedimentos sociales, dificultades de comunicación, problemas de coordinación motora, y patrones restrictivos, repetitivos y estereotipados de comportamiento. Las personas con SA tienden a tener muchos de los problemas sociales y sensoriales de las personas con las formas más graves de autismo, pero tienen un promedio de CI superior a la media y un vocabulario bien desarrollado. También pueden tener dificultades para entender las formas sutiles de comunicación como el lenguaje corporal, el humor y el sarcasmo. Los síntomas de la depresión, TOC y trastorno de ansiedad pueden acompañar a un diagnóstico de SA. La prevalencia de SA no está bien establecida en parte debido a que no se reconoce antes de los 5 ó 6 años y porque el desarrollo del lenguaje es normal.
Los síntomas del síndrome de Asperger

Los niños con síndrome de Asperger  pueden tener

  • Problemas para entender los sentimientos de otras personas o hablar de sus propios sentimientos.
  • Se les hace difícil entender el lenguaje corporal.
  • Evitan el contacto visual.
  • Quieren estar solos; o quieren interactuar, pero no saben cómo.
  • Tienen pocos intereses, a veces obsesivos.
  • Hablan solamente de sí mismos y sus intereses.
  • Hablan de manera inusual o con un tono de voz extraño.
  • Tienen dificultades para hacer amigos.
  • Parecen nerviosos en grandes grupos sociales.
  • Son torpes o se mueven con dificultad.
  • Tienen rituales que se niegan a cambiar, como una rutina muy rígida.
  • Desarrollan movimientos raros o repetitivos.
  • Tienen reacciones sensoriales inusuales
El de Asperger y el programa REMIND
Según un estudio realizado por el Hospital de Boston para Niños y publicado en la revista BMC Medicine, existen diferencias fisiológicas en la conectividad cerebral que distinguen a los niños con síndrome de Asperger. Este problema se llama síndrome de desconexión funcional, un desequilibrio en la comunicación hemisférica del cerebro que provoca conductas inapropiadas en el desarrollo. Dado que el hemisferio derecho del cerebro regula la impulsividad, la atención y el comportamiento socialmente apropiado, un niño con una disminución de la actividad del cerebro derecho puede ser hiperactivo, oposicional, disruptivo, e incluso agresivo. El Programa de Remind combina ajustes quiroprácticos específicos con ejercicios sensorio-motores y actividades cognitivas que estimulan y mejoran la conexión cerebral consiguiendo una reducción o eliminación de los síntomas de la conducta.



*Exención de responsabilidad: La información proporcionada en este sitio web no está destinada a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad. Toda la información está destinada únicamente para su conocimiento general y no es un sustituto de consejo médico o tratamiento de condiciones médicas específicas. Puede discutir esta información con su médico para determinar lo que es correcto para usted y su familia.
Abrir chat